Malditos petistas, por Jota Camelo