Pau no Coco, por Ralfo Furtado