Marreco Pendurado, por Jota Camelo