“Acima de todos”, por Cau Gomez