A morte vem de helicóptero, por Jota Camelo