Acabei!, por Renato Aroeira